builderall

PAR BIOMAGNÉTICO

El legado del Dr. Goiz

La evolución de la terapia magnética al Biomagnetismo 4.0

El Par Biomagnético 

El Par Biomagnético o Biomagnetismo es una terapia desarrollada por el mexicano Dr. Isaac Goiz Durán a raíz de un descubrimiento sucedido el 10 de octubre de 1988 cuando se encontraba revisando de forma “experimental” con unos imanes a uno de sus pacientes, poniendo en práctica lo aprendido en un seminario impartido por el reconocido físico estadounidense Dr. Richard Broeringmeyer. Seminario, en el que presentaba su propia terapia denominada Energy Therapy, basada en la teoría de que una alteración de los campos magnéticos, presentes de forma natural en nuestro organismo, podría llegar a provocar un desequilibrio del pH, o lo que es lo mismo, del equilibrio entre acidez y alcalinidad indispensable para gozar de un organismo sano.


EL BIOMAGNETISMO DEL DR. GOIZ

Descubre las bases teóricas para comprender
el funcionamiento de esta increible terapia.

El Dr. Isaac Goiz Durán nació en el año 1941 en Puebla / México. Se formó como fisioterapeuta en 1963 y durante muchos años trabajó en el Instituto Nacional de Neumología, llegando a ser responsable de esa área, y en 1984 se graduó como Médico Cirujano especializado en Obstetricia.

Este desequilibrio electromagnético se puede producir por multitud de razones: una incorrecta alimentación, intoxicaciones de cualquier tipo u origen, malos hábitos, falta de ejercicio, el estrés típico de la sociedad occidental, problemas en las relaciones familiares, sociales o laborales, etc.

Independientemente de la causa que lo provoque, el resultado será la aparición de una serie de síntomas, que pueden variar de una persona a otra, dependiendo de las circunstancias propias de cada uno.

Resumiendo y de forma sencilla diríamos que, el Dr. Goiz descubrió que con la colocación de unos imanes pasivos en una serie de puntos, detectados previamente a través de lo que se denomina un rastreo, se lograría revertir esa alteración, llevando ese pH desequilibrado a sus niveles óptimos.


 

A pesar de ser una terapia joven y de estar abierta a multitud de investigaciones que nos lleven a comprender cada vez mejor sus mecanismos, el Par Biomagnético ocupa ya un lugar preferente entre el abanico de terapias conocidas.
Su eficacia, sencillez a la hora de aplicar y a la falta, manejada por un experto, de efectos secundarios nocivos, hace que el Biomagnetismo sea una terapia a tener muy en cuenta hoy día y con grandes posibilidades en el futuro.

 

Par Biomagnético y la Universidad

En el años 2015 el Dr. Enrique de Juan Gonzalez de Castejón, bajo la dirección del Dr.José Luis Bardasano Rubio, Catedrático de Bioelectromagnetismo de la Facultad de Medicina de Alcalá de Henares, presenta una Tesis Doctoral titulada "Efectos Biológicos de la Terapia del Par Biomagnético". Dicha tesis se centra en comprobar el efecto en el cuerpo de los imanes según la técnica del Par Biomagnético, midiendo el efecto que tienen sobre la excitabilidad neuromuscular.

Si pinchas sobre la imagen puedes descargarte esta Tesis.


"Yo fui con un pronóstico de operación de tunel carpiano con tremendos dolores durante la madrugada y desde la primera sesión los dolores desaparecieron. Sufría migrañas desde hacía 20 años y desde la primera sesión desaparecieron. El cuerpo se equilibra, se regula, se depura. !!Yo qué sé!! Pero con 3 sesiones yo soy otra"

 

CONTROVERSIA*


 

Desde sus inicios, como cualquier terapia alternativa, y esto vale también para la acupuntura, que se aleje de los postulados del “discurso oficial” esta terapia y su creador han sido atacados de forma incomprensible.

Acusada de ser una estafa, de que no funciona (como si la “medicina hegemónica” pasase ese filtro) ha sido mal comprendida o mal interpretada por personas que ni siquiera la conocen.
En mi opinión, incluso una parte de sus propios practicantes “pecan” también de esa mala comprensión al considerar que esta terapia es un “curalotodo”, que “se matan microbios” con su aplicación y otras afirmaciones por el estilo difíciles de sostener.

Lo cierto es que aún no sabemos realmente cuál es el proceso que se da durante una sesión, el por qué de la mejoría o qué es lo que sucede en su interior. 

No sabemos por qué a veces funciona de forma espectacular, otras veces es efectiva aunque de forma más discreta y en otras ocasiones no funciona.

Sin embargo, y a pesar de estos puntos ciegos, yo compruebo en consulta su validez. Y hace más de 10 años lo pude comprobar en mí mismo. Esto me empuja a querer seguir aprendiendo y a usarla con total confianza.
 

El par Biomagnético es una terapia “joven” sobre la que queda mucho por investigar para poder atrevernos siquiera a explicar su “funcionamiento” y seguramente parte de ese “misterio” tarde mucho en revelarse, o incluso puede que no suceda nunca, porque el “factor humano”, el papel que juega la mente del terapeuta durante la sesión es clave, crucial, determinante y, por desgracia, estamos a años luz de poder comprenderla.

O quizá no, el tiempo lo dirá, mientras tanto sigamos aprendiendo.

(Discusión reiterada entre dos o más personas que defienden opiniones contrarias)*

El Dr. Isaac Goiz Durán nació en el año 1941 en Puebla / México. Se formó como fisioterapeuta en 1963 y durante muchos años trabajó en el Instituto Nacional de Neumología, llegando a ser responsable de esa área, y en 1984 se graduó como Médico Cirujano especializado en Obstetricia.

Cuatro años después fue invitado a un curso sobre Biomagnetismo dictado por el físico estadounidense Dr. Richard Broeringmeyer, donde conoció sus investigaciones sobre los fenómenos biomagnéticos en el ser humano: la salud bioenergética, las interferencias del flujo energético, la importancia del valor pH para la función celular y orgánica y el poder regulatorio de los campos magnéticos como intervención terapéutica.